Archivo del Autor: RAFAEL NAVARRO

Acerca de RAFAEL NAVARRO

Soy estudiante de 5º de Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid. Soy de Murcia pero llevo cinco años viviendo en Madrid

Gran Hermano 13 lo podría hacer él solo

El viernes pasado descubrí a un ACTOR, con mayúsculas si. Buscaba un plan alternativo y llegué a una obra por 3 euros en la que lo único que sabía era su breve descripción :”¿Hasta dónde estarías dispuesto a llegar por un millón de euros?“.  Con ese precio, esa descripción y la situación del teatro (a 50 metros de la Puerta del Sol) ya tenía plan para esa noche.

La obra se llama “Águilas en el jardín”, un título que tiene toda coherencia tras ver la obra.

En una sala en el Teatro Arenal, con poco más de 25 personas apareció el director de la obra y único actor Pablo Paz.  Un mal letal llamado “EL YOISMO” se cierne sobre la población. Como solución ven la necesidad de que la población comprenda ese mal y para que lo consigan se inventan un tipo de Gran Hermano con personajes representativos de esa avaricia y codicia. Escena limpia, aderezada con breves piezas musicales, en la que todo el peso de la acción recae sobre las dotes interpretativas del actor. La presentación de los personajes uno por uno y la posterior competición sin escrúpulos entre ellos será el recorrido de la obra.

Un sólo actor que consigue interpretar excelentemente al presentador del concurso, a un italiano vividor, a una sudamericana sacada de telenovela, a un joven gótico, a una mujer egocéntrica y repelente y por último a un yonki. No sabría quedarme con cual de los personajes interpreta mejor.Es difícil de  creer que el mismo actor pueda meterse de esa forma en la piel de 6 personajes totalmente distintos y trasladar los sentimientos y miserias de cada uno de ellos de esa forma tan intensa. Es una comedia pero consigue emocionar. El final de la historia es sorprendente pero no lo voy a contar, hay que verlo. Más de un año en cartel y con pocas sesiones por delante, así que aprovechad estas últimas sesiones.

Interesándome más tras ver esa interepretación, leo que Pablo Paz es un artista en varios ámbitos. Es licenciado en Arte Dramático en la Escuela de Cristina Rota, además tiene estudios en danza y música. En televisión es conocido por su papel en series tales como Amar en Tiempos Revueltos de TVE, Generación DF (Antena3), Matrimonio con Hijos (Cuatro) o Yo soy Bea (Tele5). Varios cortometrajes y largometrajes, un disco de música en el mercado, etc, etc.

Les recomiendo que se acuerden de este nombre, Pablo Paz.  http://www.pablopaz.net/


Marchamalo y el backstage de muchos escritores


Tuve la oportunidad hará unas semanas de acudir a una charla-coloquio del escritor y periodista Jesús Marchamalo, uno de los grandes periodistas culturales de este país.                                                                                 Es autor de quince obras y el mismo contaba que no ha escrito más porque es “lentísimo” escribiendo. Siempre le ha gustado escribir por ello se hizo periodista. En aquellos tiempos era la única manera de acceder a las editoriales y relacionarse con el mundo de la literatura. Empezó su carrera como periodista en los diarios “Villa de Madrid”, “Información “ y “Pueblo”. Ha escrito en “Diario 16”, “ABC”, “Muy interesante” y en otras publicaciones de prestigio. Ganador de varios premios importantes, si tiene que elegir uno se queda con el premio Miguel Delibes que recibió en 1999. Para él lo más importante del premio y que luego le ha aportado mucho en su vida como escritor, fue conocer al vallisoletano en persona, tomarse un café con él y a través de ahí, forjar una amistad.Se define como un hombre moderno, interesado por las nuevas tecnologías y usuario de las redes sociales, que le obligan a subir diariamente, alguna información que considera interesante.

 

Con este respecto una de las frases que le marcaron al hablar del futuro tecnológico fue : “lo que jamás hay que confundir es el vino con el embotellado”.

 

No se ve cambiando los libros tradicionales por los libros electrónicos y disfruta de otras artes como el arte contemporáneo, la arquitectura y la fotografía.Un escritor al que aprecia es a Cortázar. En una exposición dedicada al autor y su obra, Marchamalo recoge a través de sus obras, sus anotaciones, dedicatorias, etc, su personalidad y el rastro que deja una enorme figura de las letras.Las bibliotecas de los escritores son parte del mapa del tesoro de su forma de entender la literatura y eso era lo que quería mostrar Jesús Marchamalo en su último libro, “Donde se guardan los libros”.Para ello Marchamalo ha entrado en los santuarios de grandes escritores como Vargas Llosa, Arturo Pérez Reverte o Fernando Savater… y así hasta veinte escritores de renombre que han abierto las puertas de sus particulares bibliotecas a través de este libro. Podremos conocer como empezaron sus colecciones, cuáles han sido los ejemplares que más les han costado conseguir e incluso tomar nota de las recomendaciones de lectura que hace cada escritor.

 

Para Marchamalo, viendo los libros que una persona tiene en su casa, se demuestra la unión o no que puede haber con esa persona.

Le sorprendió la facilidad que le han puesto estos escritores para mostrarle sus bibliotecas personales. A diferencia de otras obras que requieren una mayor documentación y preparación, Marchamalo acudió a cada casa con una libreta en blanco y un bolígrafo porque no sabía que podía encontrarse en cada rincón literario de los escritores que visitó.

 

Como decía antes, en “Donde se guardan los libros” cada escritor hace recomendaciones a los lectores de tres libros. Para Jesús Marchamalo los libros son como las medicinas, según tus problemas y preocupaciones hay que leer un libro u otro, aunque siempre hay libros genéricos como medicamentos. En este caso recomendó “El olvido que seremos” de Néstor Abad, en el que narra la historia de su padre asesisano por su ideología de izquierdas.

 

Este mundo de la lectura es como todos los demás. Habrán libros que a una persona le parezcan fabulosos y ese mismo libro para otro lector será nefasto. Eso al fin y al cabo es lo bonito de todo esto, la diversidad cultural y la diversidad de gustos.

 






El arte silencioso

Si hay unos artistas que luchan cada día con la originalidad y la creatividad esos son los mimos. Se enfrentan a un público difícil, un público que no paga para verlos, un público con prisas que no tiene 30 segundos para parar y contemplar su expresión artística, pero que si lo consigue, ese reconocimiento vale más que cualquier aplauso.

El centro de Madrid y de las grandes ciudades están llenas de estos personajes. El lugar de trabajo es elegido por ellos y respetado por el resto de compañeros. Tiene que ser un lugar muy transitado, con espacio suficiente para evitar aglomeraciones e intentar en la medida que se pueda resguardarse de las inclemencias meteorológicas.

El mimo se expresa únicamente a través de su cuerpo y es por eso que se lo llama “arte silencioso”. Sin pronunciar una sola palabra y con un mínimo de elementos, puede crear todo un mundo de encantamiento y narrar historias haciendo reír o llorar, y sobre todo, haciendo pensar.

Es muy común pasear por la calle Arenal, por Preciados y toparnos con jóvenes artistas que permanecen horas y horas inmóviles, aguardando a que los transeúntes depositen en sus cestas algunas monedas. En ese instante el artista nos regala con alguna cabriola o con una serie de gestos graciosos que terminan por arrancar la sonrisa de los paseantes. Llama la atención que en ciudades como Barcelona esté regulado el trabajo de estos artistas callejeros. Debido al gran número de “estatuas humanas”, el ayuntamiento limitó su participación y tan sólo 15 artistas por la mañana y otros 15 por la noche pueden trabajar en “Las Ramblas”. Para ello tienen que pasar un examen anual para acreditar su formación y experiencia.

Por el momento en Madrid no hay ese tipo de regulación y hay mimos por el centro que todos conocemos.

 

 

 

 

 

El hombre que lucha contra el viento ha  cambiado de espectáculo y ahora es un divertido camarero que ha resbalado. Los mimos tienen que tener muy en cuenta el reinventarse con espectáculos nuevos y sin perder la magia que les caracteriza a ellos mismos

 

 

Otros artistas que te obligan a parar y observar durante minutos si son humanos o son estatuas verdaderas e inamovibles son la pareja de barro

Y luego hay una serie de personajes diferentes y novedosos que hacen las delicias del turista y del madrileño que pasea por el centro. Estos mimos y estatuas humanas son parte del Madrid histórico. Un arte callejero del que podemos disfrutar todos los días del año