Archivo de la categoría: Cortos, festivales y otros

En busca de bocados de mar

Antes de ponerme frente al teclado para comenzar a escribir he hecho una prueba con una persona que desconocía la finalidad de mi pregunta. ‘¿Los percebes? No te puedo decir exactamente cuanto cuestan, solo sé que son muy caros. ¿Sabes, no? Por el trabajo que realizan los que los recogen, ¿lo has visto alguna vez?’ Sí, lo he visto. Y por eso quiero compartir en este blog el cortometraje dirigido por David Beriain que explica el duro trabajo de los percebeiros. Os recomiendo que utilicéis el modo de pantalla completa, porque la fotografía es espectacular.

 
Serxio Ces es el protagonista de Percebeiros, pero podría haber sido cualquiera de sus compañeros y muchos otros que dedican su vida a esta labor. Este mini documental nos habla de una forma de vida, más que de un duro trabajo. Los percebeiros aman la mar. Y utilizo el femenino del artículo porque esa forma de nombrarla dota de un extraño aura de familiaridad, de cariño, transmite en cierta forma esa .para muchos incomprensible- necesidad que sienten los marineros por hacerla parte de su día a día.

Si los percebes son caros, es por algo. Y en este cortometraje vemos claramente el motivo. No se trata de buscar el dramatismo de este oficio, ni de calar en la vena sensible del espectador. Es la realidad de los percebeiros, personas que juegan su vida a diario por estos crustáceos que nos permiten saborear el mar. ¿Realmente no es lógico pagar un alto precio por ello? Las personas que se juegan el tipo de esta menera tienen que ser pagadas de forma justa. No han de ser recompensadas, ‘no somos héroes’, dice el protagonista; simplemente se intercambia dinero por trabajo, y el suyo vale mucho.

Al comienzo cuenta una de las pérdidas humanas por el oleaje durante su trabajo. Pero es tan solo una de todas las que se registran. Serxio Ces repite constantemente que el miedo es necesario. El miedo y el sentido común. Pero siempre hay un punto de locura, de querer llegar más allá, como se muestra en uno de los planos que ponen los pelos de punta. Una furiosa ola penetra entre los huecos de las rocas en las que se encuentran los dos percebeiros; minutos después todos están perfectamente, aún temblando. ‘Se da cuenta cuando me llevé un susto’ , explica a cámara hablando de su esposa, a la que califica de verdadera heroína por sacar adelante un hogar. Porque la otra cara oculta de esta forma de vivir son las personas que aguardan en casa: los hijos, las mujeres, los maridos, los hermanos. Familias enteras dedicadas a la recogida de percebes, para las que el mar es la fuente de los ingresos. Eso hace que las personas se recrudezcan y afronten todos los días una dura realidad, dejar ir a los más cercanos sabiendo que su vida puede correr peligro en demasiadas ocasiones.

Las imágenes muestran por sí solas este duro trabajo. Pero hay algo que se escapa del objetivo. El mar, esa mar de la que hablábamos antes. Un marinero no entiende su vida lejos del agua, de las olas, de una magia que envuelve todas las facetas de su vida. Es su entorno natural y lleva toda la vida desenvolviéndose en él. Por eso, cuando piensan en el futuro, no saben muy bien qué harán cuando comiencen a perder la agilidad y la capacidad física necesaria para desarrollar esta labor, pero saben que no abandonarán el mar.

Para terminar os cuento que este cortometraje ha sido preseleccionado para los Premios Goya 2012. Ni siquiera lo sabía cuando oí hablar por primera vez de él. Lo descubrí más tarde, cuando comencé a informarme sobre cómo se realizó y quiénes lo sacaron adelante. Pese a todo no es lo más destacable de este documental, por eso lo dejo en último lugar. No todo son los galardones, muchas veces otorgados con unos criterios que dejan bastante que desear. En este caso ha sido merecido, además de la historia humana que muestra, su realización y calidad técnica son impresionantes. Las escenas grabadas desde un helicóptero muestran la belleza del paisaje rocoso de Cedeira, donde se grabó. Imágenes acompañadas por una música que encaja perfectamente con el espíritu del corto, compuesta por el artista Anxo Pintos. Miembro del grupo gallego Berrogüeto   , ha acertado por completo al encontrar la banda sonora perfecta para una historia real, que se vive todos los días, rodeada de esa sensación especial de los viejos cuentos de tierras de mar, de tradición y sentimiento.


Dime que yo

Dime que yo es uno de esos cortos que te hacen pensar. Una idea transformada en imágenes que transmite una filosofía, un juicio, una crítica. Un pensamiento sobre el funcionamiento de las parejas y de los individuos que las conforman. Una reflexión sobre las razones por las que amamos y los deseos que en ese amor vamos desarrollando, pero que pocas veces conseguimos poner en palabras de manera tan clara, concisa y directa. Un análisis del egoísmo, del ansia de satisfacer las necesidades propias, de la importancia del yo y de su peso en las relaciones.

En definitiva, una visión dura y a la vez irónica sobre las parejas y el significado del querer en nuestra sociedad. Un cortometraje en el que su guionista, Mateo Gil, conocido por sus trabajos con Alejandro Amenábar en “Tesis”, “Abre los ojos”, “Mar adentro” o “Ágora”, consigue transmitir esa sensación y esa duda que todos hemos tenido alguna vez. Porque amar sin intereses es quizás una máxima que no resulta del todo correcta, o como poco, complicada de llevar a cabo…

El cortometraje, breve e intenso como pocos, protagonizado por Fele Martínez, conocido por sus papeles en Los amantes del círculo polar o La mala educación, y Judith Diakhate, nos lleva a plantearnos un dilema que le sirvió a Mateo Gil para ganar el Goya al mejor cortometraje de ficción en 2010. Con un argumento brillante y unos diálogos estudiados al milímetro, pero que no por ello pierden su fluidez, este director y guionista vuelve a demostrar sus dotes para sintetizar de forma divertida y directa una proposición que se puede generalizar sobre todas las relaciones contemporáneas.

Pero a pesar de la brevedad del relato, difícilmente se podría aquí desarrollar toda la teoría sobre el amor en pareja y las intenciones de las personas que dicho relato contiene. Por ello dejamos esta tarea al espectador, al lector que sienta curiosidad por desentrañar los entresijos de las relaciones. Que cada cual decida y extraiga sus conclusiones, pues el dilema y esta reflexión que resulta como poco inquietante  ya están sembrados y por ello, se ha de reconocer el enorme mérito de este director y guionista que a nivel nacional es de lo más destacado e interesante.

Espero que lo disfrutéis.