Archivo de la etiqueta: escultura

Una disciplina: el arte a través del arte

Apostando por los jóvenes talentos. O mejor, gestando a promesas en el presente, para marcar el camino de despegue en el futuro. La incubadora es una escuela de Artes plásticas y visuales en Madrid.

Al entrar leemos:  “ En La Incubadora  hablamos de talento y diversidad de ideas, lo que permite a cada uno diferenciarse de los demás ayudando así, a una formación integral ” .

En sus aulas, niñas y niños comprendidos entre los 12 y los 18 años que quieran desarrollar su talento y sus ideas, siempre a través del arte, tienen su “pupitre”.

Esto es La Incubadora School of Arts Madrid.

Un hábitat donde los más pequeños son los autores de “algo”. Sí, pero no es fútbol, no es matemáticas, tampoco se trata de protagonistas de videojuegos. La escuela La Incubadora nace para enseñar a expandirse a los niños, a crear, a experimentar con sus capacidades. Todo, dentro del arte.

Desde un violinista, a un rapero. Pasando por niños pintores, fotógrafos, escultores, creadores de cómics… hasta verlos sobre un escenario interpretando un papel escénico.

Una de las emprendedoras de este modelo educativo, María Mendes explica que “la inspiración, de la escuela madrileña, han sido las más prestigiosas instituciones británicas en la materia”. Además, Mendes ha asegurado que antes de abrirLa Incubadora, han visitado entre otros lugares artísticos y de aprendizaje, la Saint Martis College of Arts y el Chelsea College of Arts and Design.

A estos futuros (o presentes) autores, se les enseña de una forma, totalmente, innovadora y diferente: es el arte como cultura para formar, es el arte el medio para desarrollar la personalidad de los estudiantes.

Aquí, en La Incubadora, entran los deseos de experimentación, curiosidad, riesgo y descubrimiento de jóvenes promesas. Así, los niños, una vez inscritos, desarrollarán el arte con el que más afín a sus gustos y personalidad, es decir,  la disciplina que más les identifique.

Situada en pleno corazón de Madrid, la escuela ofrece un primer curso de iniciación para introducir a los niños (y, que ellos expliquen a sus padres lo que hacen) en conceptos básicos como la luz, los contrastes, o la pintura. O, si han decido adentrarse en el mundo de las artes escénicas, qué es el teatro, como representar un papel o, para que cambian su personalidad con el fin de conseguir “imitar” a otra personalidad.

De esta manera, se adentran en La Incubadora. Aquí, las clases presenciales se dan en formato de talleres experimentales. Se intercalarán las clases magistrales con visitas a exposiciones, cursos de fines de semana fuera del recinto, muestras entre compañeros. Los jóvenes autores se incorporarán a cursos divididos en trimestres que reúnen la fórmula de “enseñar el arte a través del arte”. Una enseñanza de manera amplia y multidisciplinar.

Además, los profesores están escogidos entre los más prestigiosos de sus materias, todos desde el mundo de la docencia.

Su objetivo, es sacar de estos niños la “magia de autor” qué llevan dentro. ¿Cómo?, sencillo. Haciéndoles desarrollar sus capacidades, en lugar de esconderlas.

 La Incubadora abre sus puertas en enero de 2012.


Comunicar en el arte contemporáneo

Sergio Prego desestabiliza la noción de escultura-objeto, para él obsoleta. Artista nacido en Fuenterrabía, un municipio del País Vasco, en 1969 y, residente, desde 1995 en Nueva York, considera la tecnología siempre ideada y controlada por el propio hombre.

Tomando como punto de referencia a artistas de los años 60 y 70, y manteniéndose fiel a la tradición minimalista, crea obras que no sólo expanden el concepto de escultura en el espacio y el tiempo, sino que también, retan las convenciones que rigen la relación entre espacio y tiempo, entre el cuerpo humano y su entorno.

Desde sus pinitos, Prego utiliza el vídeo, la escultura y la instalación, como medios de expresión.

Un autor que se centra en la relación del hombre con el espacio que le rodea y el tiempo en el que vive.

Sergio Prego, todo en él es descubrir y actuar dentro de sus obras. De esta manera,  nos obliga a forzar la mirada hasta encontrar en su arte “situaciones” hasta entonces,  quizás sólo intuidas. No tiene “reparo” en invitar  a colocarnos frente a “paisajes” que son reales. Además, juega con la imaginación, a través de, reconstrucciones conceptuales de la experiencia vital del artista, que podría ser la nuestra propia.

Con él y junto a sus obras, experimentamos modos distintos de transitar en el espacio y en el tiempo. Sergio Prego utiliza la tecnología para crear nuevas perspectivas. Pero, no se trata de realidad virtual, no. Sus obras, nos llevan desde elementos que nos recuerdan a la ciencia ficción, a lo desmesurado, a lo excéntrico… pero, la fascinación que producen en el espectador no se debe a efectos especiales al uso.

Obras como “Home” (2001), un chorro de pintura color rosa aparece escupido por la boca del artista.

Quizá con los años, Sergio ha perdido explosividad, pero lo ha ganado en simplificación de medios y claridad a la hora de comunicar con y, en el arte contemporáneo.

Prego parece se ha desplazado desde la ansiedad emocional, hasta un tratamiento más directo, casi un llamamiento a la experimentación real. Y, así, destaca la austeridad, a la vez que, la elocuencia con la combinación de elementos.

En estos mementos, en la capital de España hay una exposición experimental “muy Prego”. La obra cilíndrica del artista nos adentra en un mundo “fantástico”. En esta ocasión, Sergio Prego, ha creado una membrana gigante con la que esculpe el espacio de la Galería Soledad Lorenzo. El visitante accede al interior de la pieza a través de una abertura vertical. Con120 metrosde longitud y 2,5 de diámetro, el individuo que se adentre podrá visitar el espacio expositivo desde su interior. ¿Sensaciones?, de irrealidad y abstracción. Se trata de un gran cilindro, tan onírico, que parece la recreación de un mundo fantástico. Con una evocadora luz blanca que asemeja la entrada de ese nuevo mundo.