Archivo diario: 9 diciembre, 2011

Ríe cuando puedas, llora cuando lo necesites

No me gusta el rap. Seguramente esa frase habrá salido de mi boca en más de una ocasión desde que en mi adolescencia comencé a intercambiar opiniones sobre los intereses musicales con mis amigos y conocidos. En la actualidad cuando alguien quiere saber mi postura sobre este estilo siempre viene a mi mente El Chojin. Probablemente un alto porcentaje de las personas que hayan llegado a este artículo conozcan ya sus letras o al menos sabran quién es este artista. Y digo artista porque es la palabra que realmente lo define.

Hace unos cuantos meses llegó a mis oídos una de las canciones de El Chojin, realmente no sé cuál fue primero. No es que nunca lo hubiera oído antes, es que esta vez realmente escuché sus canciones. Creo que desde aquel momento comencé a entender el rap, al menos su rap. Inteligentes, ácidas, críticas: así son las rimas de este cantante. Elige uno de sus discos y dale al play. Descubrirás la vida transformada en música, en ritmo, también en poesía. Sus letras están cargadas de rabia contra los fallos de la sociedad en la que vivimos y contra los que consienten que esos fallos se sigan repitiendo. El humor es el otro aspecto a destacar. Escucharle consigue sacarme una sonrisa, consigue que te sientas identificado con lo que oyes, que quieras cantar con él porque solo reclama justicia; consigue esa magia con la que a veces la música logra que personas desconocidas parezcan coordinar sus pensamientos y sentimientos, parezcan estar en la cabeza y el corazón del otro. La música es arte, es un intercambio de ideas transformadas en algo hermoso, es comunicación. Y lo cierto es que El Chojin consigue crear arte, consigue intercambiar sus ideas de una forma bella y comunica.

La crítica social, estar contra el sistema parece estar de moda. Todos los artistas se revelan, usan sus obras para mostrar su contrariedad contra lo que les rodea. Pero, ¡qué cosas!, cuando conocen el éxito parecen olvidarse de las injusticias sociales, de todo en lo que creían y por lo que luchaban. El Chojin ha conocido el éxito de primera mano, el de verdad. Quienes le admiran y siguen sus pasos saben que no les defraudará, que sabe hacer mejor que nadie su trabajo y que además no solo se preocupa por su música. Un ejemplo reciente son los talleres que realizó en Extremadura durante el mes de noviembre contra la violencia de género. Pero es tan solo una pequeña nota dentro de todos los proyectos que el polifacético comunicador está desarrollando. Como periodista uno de los que me fascinó a nivel personal y profesional fue su colaboración con la 2 Noticias en los primeros seis meses de 2010. Sus rimas se convertían en crónicas semanales que destacaban los asuntos tratados por los medios de comunicación. No sobre los temas más importantes de la semana, recalco que se hablaba sobre lo que los periodistas daban como noticias más relevantes. Este detalles es importante, ya que con sus letras El Chojin también criticaba la manera de tratar la información, las noticias interesadas, la manipulación de los mensajes. Él es la voz del pueblo.

No voy a esforzarme por explicar todo lo que este maestro del lenguaje ha hecho durante estos años, para eso tenéis su página web, miles de referencias y, para los vagos, la wikipedia. Lo que intento es explicaros que hacen falta más artistas como él. Comprometidos, inteligentes, preocupados por la educación, generosos con la sociedad, agradecidos con sus seguidores. Tuve la oportunidad de estar presente en la charla que el año pasado se celebró en la madrileña biblioteca Centro Pedro Salinas en la que El Chojin habló de su libro Rap. 25 años de rimas junto a Francisco Reyes. Dejando a un lado su profunda e impactante voz, y no solo cuando rapea, consigue que  sientas algo dentro de ti cuando habla, que notes que vive de lo que más le gusta hacer y que le encanta poder seguir con sus proyectos. Aquella tarde explicó de forma clara y con su punto de chulería que hip hop y rap no es lo mismo, aunque la gente no lo entienda. Nos contó a los allí presentes -desde un chiquillo que no llegaba a los 14 hasta alguno que rozaba los 60- sus anécdotas, la pasión con la que vivió sus inicios en este mundo. Sentí envidia. Yo quería disfrutar de algo semejante. En ocasiones el excesivo protagonismo de las nuevas tecnologías en nuestra vida hace que añore épocas que no conocí, experiencias que parecen relegadas ahora a un segundo plano. Su relato iba tomando fuerza a medida que contaba cómo logró sacar su trabajo adelante con esfuerzo y constancia. Un ejemplo a seguir y un artista que vive para su música.

Te podría contar mil cosas más sobre El Chojin, pero solo quiero que quede claro el mensaje: tienes que escuchar sus canciones, tienes que saber que promueve iniciativas que buscan justicia social y tienes que leer lo jodidamente bien que escribe. En esta entrada podrás averiguar algo sobre él, ver uno de sus vídeos (este tema increíble que cuenta con la colaboración de El Gran Wyoming, que es mucho más que un gran showman de la televisión) y llegar a alguno de sus artículos. Sinceramente, te recomiendo que al menos te plantees descubrir algo más sobre él, porque merece -mucho- la pena.


The Noises, mucho ruido (del bueno)

Todo comenzó en 2006 cuando Fran, Oliver y Sergio  decidieron plasmar en canciones los deseos y sonidos que echaban de menos en la escena musical nacional en “The Noises”. Después se sumaron al viaje Chuso y Pablo completando el quintento que ahora interrumpe sorprende en  Bellavista, su primer LP.

Silvia: Primera pregunta, casi obligada  ¿cómo y cuándo nació The Noises?

TN: The Noises nació de la ilusión de unos chicos muy jóvenes con ganas de hacer lo que les encantaba, música. Al principio era solo un hobbie pero nos fuimos enganchando más y más. De esto, hace ya casi 6 años.

Silvia: ¿De dónde proceden esas influencias anglosajonas, en un grupo de jóvenes madrileños?

TN: ¡Ahora está al alcance de todos escuchar música de Bollywood o de china! Internet ha abierto puertas del tamaño del Titanic y durante los veranos en nuestro país se pueden ver a los mejores grupos de todo el mundo en los festivales, es muy fácil dejarte influir por algo que está tan a tu alcance.

 Silvia: El sonido que sale de The Noises es bastante internacional. Sin embargo, las letras que escuchamos son en castellano, ¿por qué?

TN: ¡Justo, por eso! ¿Y por qué no?  Era nuestra mayor ambición, intentar conseguir lo que enuncias en tu pregunta, ¿por qué no intentamos hacer música rock con guitarras bajos, batería synthes como en el resto del mundo pero en español?, tenemos muchas ganas de pasárnoslo bien…

Silvia: En el concierto ofrecido el 1 de diciembre en La Boca Del Lobo, Madrid, el público no dejó de bailar… ¿cómo os gusta que reaccione vuestro público?

TN: Cada persona es un mundo, yo mismo (Fran) hay veces que voy a un concierto y me quedo mirando al grupo como toca y analizando todo, luego digo, chico baila y me dejo llevar… Dentro de un concierto, el público también evoluciona en cada canción y, por supuesto, cada uno tiene sus formas de ser y de expresarse. Solo queremos que tengan un buen sabor de boca y que puedan decir que han disfrutado. Si se hace ruido y se baila mejor que mejor, ¡eso sí!

Silvia: Además, subidos al escenario tenéis una estética muy “British”… ¿es esa la imagen que queréis mostrar?

TN: (risas)Es nuestra ropa del día a día, es como nos sentimos cómodos, no es que sea un uniforme o nada parecido, ¡aunque alguna vez seria mas cómodo!

Silvia: En la misma línea… ¿es fundamental la imagen de un grupo, (para vosotros)?

TN: Creemos que sí, pero debe ser como un todo, una vez que estás muy metido en la música casi es natural, por supuesto, que si vamos a jugar un partido de fútbol no vamos con pitillos, pero también es verdad que no puedes salir a tocar de chándal.

Silvia: Volviendo al sonido ¿indie-rock, esencia rockera mezclada con un indie camuflado?… ¿cómo definiríais vuestro estilo?

TN: Sinceramente no nos gusta etiquetarnos, nuestro objetivo es mejorar y ser mucho mejores músicos. Intentamos que todo tenga su hueco, presencia y hasta que no nos quedamos 100% convencidos de que es el sonido o el arreglo perfecto para la canción no paramos de buscarlo.

Silvia:Con el disco en mano, por cierto, bonita y original portada… ¿De dónde viene tanta pureza?TN: De un local de ensayo en mitad del campo en Getafe, donde no hay nada alrededor, y aunque parezca una chorrada, en la perdida de la vergüenza entre nosotros 5, nunca pensamos en nada, sólo hacemos lo que creemos que va a venir mejor a la canción, cierras los ojos y esperas estar haciendo algo bonito.

Silvia: También, las canciones presentan desnudez, en su mayoría hablan de experiencias personales… ¿Inspiraciones propias, de vuestra vida cotidiana?

TN: Sí, hay mucho de nuestro dáa a dáa, de cómo nos gustaría que fueran ciertas cosas. También hay referencias literarias, como 1984, que habla de dos libros “un mundo feliz” y “1984”. Pero, la mayoría son experiencias propias o de gente que está a nuestro alrededor.

Silvia:  El titulo Bellavista, ¿a quién se le ocurrió? ¿procedencia?

TN: En el viaje de ida a Logroño para tocar en un bolo, íbamos ya con la idea en la cabeza de sacar título para el disco y después de mucho hablar de la situación de todo en general y el oscuro panorama de la sociedad queríamos dar un toque positivo y hasta naive, libertad, bellavista.

Silvia: Viajamos al pasado con The Noises… y, es que ganó el premio Jack Daniel´s Backstage Contest, ¿Qué supuso para vosotros este galardón?

TN: Más ganas de seguir con nuestra idea y a no desanimarnos, ya que por fin veíamos algún fruto a tanto esfuerzo. Hay momentos muy duros y de vez en cuando un premio tan gordo como ese te da fuerza y ánimos para seguir adelante.

Silvia: Además, The Noises han estado en el cartel de los festivales de verano más importantes como Arenal Sound, Sonorama, Festivales Mancha Pop, ¿qué me decís? ¿orgullosos?

TN: (risas) ¡Un montón! Es como te comentábamos antes de donde hemos mamado musicalmente, de festivales tan grandes como estos. Hace uno años íbamos nosotros con la tienda de campaña como público, y ahora aunque lo seguimos haciendo tocamos en ellos. “Gamberradas” del grupo

Silvia: Y, para terminar la entrevista, el futuro… ¿metas marcadas?

TN: Hacer lo que nos gusta que no es más que hacer canciones y en algún futuro poder vivir de la música.

Lo importante es el boca a boca, y seguro que The Noises hace tanto ruido que le escucharemos en grandes festivales, radios. Leeremos sobre ellos en revistas, periódicos, blogs…

En fin, su buen desarrollo tendrá como recompensa la recogida de una abundante cosecha.

¡Suerte!


‘El Brujo’ viñeta a viñeta

Carla Berrocal es una pintamonas intentando sobrevivir. Al menos así es como ella misma se define. Como buena amante de las exposiciones que soy he descubierto una dedicada a su trabajo en Casa de América. Esta polifacética artista toca varios palos. Lo que está claro es que lo suyo es el mundo del diseño.

Esta exposición que os recomiendo acoge el proceso de producción del cómic que Carla firma: El Brujo. Para situaros un poco en la novela gráfica os cuento que trata sobre la historia de Porfirio Pillampel, un personaje muy peculiar que emprende un viaje que hará que se replantee su vida. La historia de este brujo  transcurre en una pequeña isla cercana a Chile. Estos son los rasgos principales de un cómic que mezcla mitología, misterio, parajes desconocidos y una cultura al margen del tiempo por su incomunicación.

Si te gustan las artes gráficas o simplemente quieres descubrir una imaginativa novela transformada en dibujos frescos llevados a cabo por esta profesional, no dudes en pasarte de lunes a sábado por la Casa de América de 10 a 8 de la tarde, o los domingos de 10 a 3. Tienes la oportunidad de conocer el proceso de creación de Carla Berrocal. Una idea para aquellos que tengan compañía infantil o uno de esos acompañantes que no aguantan las exposiciones más tradicionales. Dirigido a todo tipo de público y para todos los gustos. Disfruta viendo el trabajo de alguien que vive de lo que le apasiona. Y que, por cierto, lo hace muy bien.